To Avatar Course

Como la mayoría de los viajes, la autoevolución tiene un punto de partida. Ese punto de partida es el reconocimiento de que algunos (o hasta la mayoría) de tus creencias y valores guías se basan en la imitación de los padres, maestros, compañeros, clientes satisfechos, celebridades, autoridades, los exitosos o hasta los fracasos del mundo.

La vida que estás viviendo es una copia de la de alguien más. Es una colcha de retazos de préstamos e influencias inconscientes. Cuando reconoces esto, realmente lo ves, algo independiente de cualquier adorno mental despierta—un nuevo yo. Puedes llamar a este nuevo yo "Yo soy." Este inefable espíritu—auténtico TÚ —se despierta con un deseo de explorar su potencial.

Los artículos y cuentos en las páginas que siguen tienen la intención de iluminar arquetipos en la conciencia que ayudarán tu crecimiento. Mientras lees, varias cosas sucederán: las expectativas y opiniones de los demás serán reconocidas y re-consideradas; valores personales serán re-examinados; y patrones de comportamiento cambiarán. Y lo más importante, TÚ, ese inefable explorador, comenzará a despertar como un Ser Origen. Este es un viaje heroico.

Las únicas provisiones que necesitas son valor, honestidad y perseverancia. Si las personas o circunstancias han conspirado para convencerte de que careces de estos suministros, alijos han sido dejados a lo largo del camino para que los encuentres.

De antemano, te diré un secreto. Como secreto, éste se encuentra entre los diez mejores. Si no suena verdad para ti ahora mismo, está bien. Parte de este viaje es recuperar el punto de vista que reconoce la verdad de este secreto poderoso. El secreto es que nada puede dañar a un Ser Origen.

Esta no es una verdad fácil de aceptar. La posición del universo es que puede aplastarte, molerte la carne o incinerarte la conciencia cada vez que quiera. Puede visitar dolor y sufrimiento o placer y felicidad a su capricho. Puede apagar tu vida inesperadamente. En cualquier momento puede humillarte hacia la insignificancia por su impresionante magnificencia. Y siempre exige que sigas ciertas de sus reglas o perezcas.

¿Pero qué perece? Tú no eres un cuerpo de carne. No eres pensamientos. Ningún pensamiento ni palabra te puede describir. Pensamientos y palabras son conceptos y no eres un concepto. Tú no eres nada que pueda ser nombrada. ¿Qué eres?

El universo puede ser ampliamente descrito en términos de materia, energía, espacio y tiempo, pero no eres ninguno de ellos. Todas las definiciones y descripciones son parte del universo. Tú eres parte de... bueno ésa es la pregunta, ¿no?